Covid-19 y su impacto en la industria cinematográfica dominicana

Covid-19 y su impacto en la industria cinematográfica dominicana

Desde la irrupción de la pandemia, el país ha sufrido grandes cambios, desafíos y limitaciones con respecto al séptimo arte. Los grandes gastos que se han derivado para mantener esta industria han sido innumerables, dejando como opción más rentable y segura el uso de plataformas digitales para su difusión, las cuales por su gran demanda tanto nacional como internacional, han incrementado exponencialmente el número de consumidores.

Antes de la pandemia los cines eran una gran atracción para los dominicanos. Era inevitable no encontrarse con largas filas en los centros y con un abarrotado número de personas, tanto dentro como fuera de las salas. Sin embargo, desde la llegada del coronavirus, la realidad cinematográfica cambió por completo, dando lugar a severos desafíos que afectaron en gran medida a la industria, así como también aquellos productores y/o directores que trabajan en la misma.

Ante esta problemática social, los cines dominicanos se vieron obligados a cerrar sus puertas y detener algunos proyectos que estaban en proceso de rodaje y lanzamiento. Además, este cierre provocó grandes gastos en la industria, pues al incorporar los estrictos protocolos de salud ante la emergente situación de la COVID-19, los costos de producción aumentaron; afectando así la continuación de rodajes ya iniciados, y el freno temporal de los cines.

“La pandemia obligó a los productores cinematográficos a incorporar estrictos protocolos ante la emergencia del COVID-19. Por consecuencia, la adquisición de suministros como gel, mascarillas y otros artículos, así como la contratación de personal especializado, incrementó los costos de producción, afectando directamente las producciones cinematográficas”, afirmó el productor y director de cine dominicano, Juan Delancer.

Además, cuenta que “el cierre inicial de cines, y el aforo controlado por la pandemia, también afecta, sin embargo, esta realidad debe servir para estimular el desarrollo de alternativas de visionado, aprovechando las nuevas plataformas y / o tecnologías que existen actualmente”.

Estas tecnologías ya están siendo explotadas por la mayoría de los dominicanos, puesto a que en una encuesta realizada el mes pasado demostró que más del 80% de los 40 encuestados utilizan estas plataformas, donde el 59% de estos empezaron a utilizarlas después de la llegada de la pandemia.

La Dirección General de Cine (DGCINE) realizó un análisis de los costos de las producciones realizadas desde el 3 de marzo de 2020 al 3 de marzo de 2021, donde destacan el excesivo incremento que tuvieron estas, durante el año comprendido de las fechas marcadas. El presupuesto cinematográfico nacional, así como el internacional, tuvo un total de 9,8 millones de producciones, de las cuales 40 se rodaron al amparo de los artículos 34 y 39 de la ley de cine dominicana que incentiva el desarrollo de dicha actividad a nivel local y extranjera para crear otra vía de producción e inversión a la industria.

A raíz de esto, es notable como la pandemia ha perjudicado seriamente la industria del cine dominicano, dando lugar apresuradamente al consumo masivo de tecnologías que, si bien mantienen una estructura similar al cine, la propuesta polivalente que estas ofrecen, satisface mejor los intereses y/o necesidades de la audiencia. De ahí es que las plataformas streaming han tomado protagonismo en estos últimos dos años. 

Por Katherine Castillo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *