La página en blanco en la memoria de Joaquín Balaguer

La página en blanco en la memoria de Joaquín Balaguer

Si dentro de las memorias de un artista yacen lienzos  ansiosos por ser pintados, para uno de los presidentes dominicanos más controversiales, desde hace treinta y dos años existe una página en blanco.

Desde su publicación en 1989, “Memorias de un cortesano en la era de Trujillo” ha sido motivo de innumerables artículos, documentales y especulaciones, todos refiriéndose a tan sólo una página de las 417 que contiene.  Y es que está página no sale a relucir por su contenido sino que es, precisamente, la falta de éste por la que el pueblo dominicano ha permanecido expectante durante largo tiempo.

Joaquín Antonio Balaguer Ricardo, conocido y plasmado en la historia como Joaquín Balaguer y autor de dicho libro, queriendo compartir o desmentir  al pueblo su versión de los hechos desde su nacimiento hasta su muerte en 2002 relata en detalle cada acontecimiento de trascendencia en su vida incluyendo su relación de cerca con Rafael Leonidas Trujillo y su posterior mandato presidencial por doce años. Pero curiosamente se hace reserva de los detalles de la muerte del periodista Orlando Martínez y lo hace dejando una página en blanco con una nota al final.

 Orlando Martínez

De los grandes y valiente hombres que celebra el pueblo dominicano durante los conocidos “12 años de Balaguer” sin duda Orlando Martínez Howley es uno de ellos.  Con tan sólo 30 años este joven periodista se alzó en oposición al gobierno de Joaquin Balaguer,  un hecho que en ese entonces costaba la vida. El 17 de marzo de 1975 en Santo Domingo, fue encontrado su cuerpo inerte en su vehículo, abalado a tiros, en las instalaciones de la Universidad  Autónoma de Santo Domingo y durante 25 años su asesinato quedó impune, más no para los dominicanos, quienes tenían claro que aquella barbaridad sólo podía venir de una sola persona y esa fue justamente a la que Martínez, antes de morir, le escribiera un artículo.

Balaguer era consciente de que se le señalaba como autor intelectual del asesinato y aunque promovió las investigaciones a fin de encontrar al o los culpables, su conciencia pareció quedar intranquila.  Para la justicia cuatro fueron los responsable de lo acontecido, entre los que figuran el general Salvador Lluberes Montás y el general Joaquín A Pou Castro, pero para un pueblo intranquilo y cansado de no tener respuestas, pareció oportuno para el ex mandatario revelar su versión de los hechos, aunque eso tardare más de 30 años.

Aunque la memoria del perpetrador sigue callada sin embargo para la de los dominicanos Orlando Martínez es un referente de valentía y de libertad de expresión que permanece con el pasar de los años.

El cine como instrumento para revelar la verdad

Una película intenta documentar, dar testimonio de una realidad, en algún caso retratar y relatar una historia para transmitir a través de ella un mensaje. Emplea con este fin espacio y tiempo, imagen y palabra, realidad y ficción, conocimientos y sentimientos con los que trata de influir sobre la vista, el oído y otros sentidos del observador.

Desde su inicio el cine ha servido como medio para poder revelar o esclarecer mucho de los buenos o malos actos del ser humano. Tal puede ser el caso en el cine internacional de “La Lista de Schlinder” en la Alemania nazi o la ganadora del Óscar en el 2018, “Los secretos del Pentágono”.  Pero esta intención no sólo se remonta a países lejanos sino que en nuestro país el cine ha sido utilizado de la misma manera. Un ejemplo de esto es “Trópico de sangre” dirigida por Juan Delancer en 2010. El filme,  de corte dramático y biográfico, narra la verdad detrás de la vida y el posterior asesinato de las hermanas Mirabal durante la dictadura de Rafael Leonidas Trujillo así como retratar la realidad detrás de una de las dictaduras más crueles de América Latina.

Existen un sinfín de referentes que muestran cómo el cine ha sido el portavoz de verdades que han querido ocultar o mentiras que desmentir porque tal como lo expresó Joao Costa Menezes “Al igual que cualquier otra forma de arte, el cine es importante sólo si se usa para hablar de esas cosas que la gente no quiere oír hablar, de lo contrario, es sólo una herramienta de la vanidad.”

Una propuesta y una página

Si de lienzos y páginas estamos hablando no hay nada mejor que el cine para llenarlas. Este 2021 se cumplen 19 años de la muerte del autor y gobernante  y 33 años desde la publicación del libro y todavía no se han dado respuestas. La persona que le sobreviviría a Joaquin Balaguer y revelaría lo que realmente pasó con respecto al asesinato de Martínez aún permanece en el anonimato.

¿Habrá llegado el momento de levantar aquella losa y revelar la verdad?

José D´Laura, aclamado crítico dominicano de cine considera que la propuesta podría resultar en una buena película. Sin embargo, todo girará en torno al guión y el enfoque. Para D´Laura, el guión y el lenguaje cinematográfico son las piezas claves que definen si un filme será un arte cinematográfico o un “clavo”.

Por otro lado, el productor y director de cine Joan Espino, quién ha ganado númerosos festivales de cine internacional, la historia de Orlando Martínez debe hacérsele justicia en el cine.  Por supuesto que, dice, una película así no debe hacerse de forma apresurada. Hay un proceso de investigación que es necesario realizar  antes de redactar ese guión, muchas cosas ocultas que no están muy claras con respecto a ese hecho.

¡Qué magnifico reposo sería para los familiares de Orlando, el pueblo dominicano y la libertad de expresión que se realizara una película que llenara de una vez por toda aquella insidiosa página en blanco! De ser así, ¿estaríamos listos para descubrir qué dice la página en blanco en la memoria de Joaquín Balaguer? 

Por Alma Ureña

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *